Biden vs. Palin: ¿El Tonto y el más Tonto?

4 octubre, 2008

El día de ayer se dio el primer y único debate vicepresidencial de las elecciones estadounidenses. La verdad, me sorprendió Sarah Palin, puesto que yo pensé que iba a terminar de demostrar su incompetencia como candidata a la vicepresidencia.  Se nota que ha llevado clases de dicción y de cómo mirar a la cámara, aunque se notó que ha paporreteado todo el floro que se metió durante el debate.

La Palin NO es la más indicada para ser una vicepresidenta, y si fuera estadounidense, no votaría por McCain debido a ella. Es decir, antes de ponerme a pensar en McCain, lo descartaría por el simlpe hecho de que la Palin no sabe nada sobre la Doctrina Bush, dice leer “todas las revistas” cuando en realidad no lee nada, al parecer y de yapa cree tener un comando divino para llevar a cabo la chamba que tiene en estos momentos, algo sobre lo que escribí en un post anterior.

Por otro lado, Biden se mostró correcto y dejó de lado también sus pachotadas. Joe Biden es conocido en la política estadounidense por ser un político correcto, honesto y bien intencionado. El problema es que de vez en cuando también lanza sus pachotadas a nivel nacional. Una de las últimas fue que afirmó que Franklin Delano Roosevelt fue el encargado de dar la noticia del crack de 1929 durante una transmisión televisiva. La pachotada está en que en 1929 NO HABÍA TELEVISIÓN, y de yapa, el presidente era Herbert Hoover, no Roosevelt. En perucho, es como decir que en 1990 Fernando Zavala (ministro de economía en el gobierno de Toledo) hubiera mandado por su Iphone un mensaje a todo el país anunciando el Fujishock. Rochesazo. Pero bueno, a cualquiera le puede pasar. (?)

En fin, entre un cantinflas y el otro, me quedo con el más experimentado. Como bien dije, Biden es honesto, bien intencionado y tiene porte de estadista. Treinta años en Washington no son poca cosa, algo de experiencia tiene que dar. Por el otro lado, la Palin es una “outsider” de la política estadounidense que, sumado eso a sus cantinfladas, nos pondría en aprietos de llegar a ser presidenta si McCain tiene alguna complicación en el tiempo que le queda de vida.

Ambos discutieron sobre temas tocados por Obama y McCain el pasado viernes y en verdad no hubo nada nuevo que ver. Biden apoyó a su candidato y atacó a McCain, y Palin hizo lo mismo con su candidato y con Obama. Hubo momentos de choque entre ambos, pero nada más allá de lo mencionado antes. Punto positivo para Palin, porque sorprendió positivamente. La verdad, yo me moría de ganas de ver este debate para ver qué otra cantinflada iba a decir. Punto positivo para Biden porque demostró tener la calidad para escoltar a Obama y ser su reemplazo si a este le pasara algo.

¿Quién ganó para mí? Este debate también estuvo parejo, pero, creo que Biden se la lleva. No por mucho, pero hizo valer la experiencia. Esperemos que no vuelva a meter la pata y salga con que John Kennedy declaró la Guerra del Golfo, o algo por el estilo. Esperemos que Sarah Palin lea más libros, también.


McCain vs. Obama: Análisis del Debate I

27 septiembre, 2008

Bien peinado, dando su mejor cara, aunque esta sea un tanto demacrada. Agranda los ojos cuando se sorprende, a pesar que las torturas hacen que el izquierdo siga siempre mas pequeño que el derecho. Ve a su contrincante, aquel muchacho de color modesto que es el “outsider” de la política estadounidense en términos raciales. Delgado como siempre, y con su característico titubeo al inicio de cada intervención.

Ahí estan John McCain y Barack Obama. Terminó el primer debate presidencial, y acá les dejo algo de “feedback” con respecto a lo que percibí, entendí y analicé.

Como era de esperarse, empezaron a hablar de la crisis económica y el moderador les hizo preguntas bases. Obviamente, estas preguntas eran concretas, pero como políticos que son ambos candidatos buscaron evadirlas y responder otras preguntas planteadas por ellos mismos en sus pequeños monólogos.

Obama hizo énfasis en la reducción de impuestos y también en evitar la protección del gobierno a unas empresas, para que así no eviten pagar los impuestos que deben pagar. Por otro lado, McCain dijo una y otra vez que recortaría los gastos del gobierno, como medida para frenar el problema de la economía. Lo chistoso era que, cuando el moderador les preguntaba de manera directa cuál iba a ser su reacción con respecto a la inyecciónde 700 billones de dólares que el gobierno piensa hacer, ellos respondían cosas como “esa es una propuesta interesante, pero lo importante es preguntarnos, ¿qué causó este problema?”. Y así, ellos tocaban otro tipo de pregunta sin que la gente se percatara de que no respondieron lo que en un principio se les había preguntado. En fin, son políticos.

McCain estuvo dale que dale con respecto a sus años de experiencia en asuntos de relaciones exteriores, para así dar a entender que Obama carece de esa experiencia. Por otro lado, Obama hizo énfasis a su imagen como representante de la clase media y del estadounidense promedio, y obviamente, dale que dale con que McCain es lo mismo que W Bush. En ese tipo de ataques repetitivos, creo yo, se perdió un poco el golpe sorpresa porque se sujetaban mucho de una o dos etiquetas contra el otro candidato, haciendo que cada intervención se vuelva predecible.

Una vez entrados al tema de relaciones exteriores, conversaron acerca de Irak, y obviamente McCain mantiene firme la posición de su Partido con respecto a mantenerse en el país de medio oriente y continuar con el proceso. Obama cuestionó el hecho de haber ingresado a Irak, y echó la culpa a las políticas trazadas por el gobierno de Bush.

Luego conversaron sobre las posturas de ambos candidatos con respecto a Hugo Chávez, Mahmud Ajmadinejad y otros líderes opuestos a Washington.  Como era de esperarse, McCain refregó en la cara de Obama el hecho que él dijo que se reuniría con estos señores sin ninguna condición previa. Obama quiso desligarse de esa acusación, diciendo que no era una cuestión de sumisión el hecho de aceptar estos diálogos. La verdad, yo comprendo perfectamente lo que él quiso decir. El diálogo es necesario para intentar entender las posturas de estos personajes, y cerrando las relaciones y las conversaciones no se va a llegar a nada. Para algo se eligen a los presidentes, ¿no? Si Obama, como presidente, decide hablar con Ajmadinejad, Raúl Castro o Chávez, bienvenido sea, aunque sea podremos saber que se agotó ese recurso si es que no se logra nada.

Luego se conversó sobre el asunto de Israel, relacionado al mencionado presidente iraní y finalmente sobre el conflicto de Rusia con Georgia. Ambos estuvieron de acuerdo con que Georgia tiene que formar parte de la OTAN y que Rusia debe respetar los tratados internacionales. Sabemos, por supuesto, que EE.UU tiene muchísimo interés en Georgia por ser un país por donde pasan ductos de combustible. Ayayay, no aprenden. Los quieren de amiguitos, por supuesto. Con esto no quiero decir que Rusia hace bien en invadir Georgia, todo lo contrario. Pero quiero recalcar que el amor por Georgia no es como el amor al chancho, sino más bien a los chicharrones.

Como pregunta final ambos dieron sus puntos de vista sobre la posibilidad de volver a viver un 11-S. Ambos reconocieron que EE.UU sigue inseguro, pero que estas posibilidades son mínimas. La verdad, yo también pienso igual. El elemento sorpresa, con EE.UU funciona solo una vez. Si de algo no podemos acusar a los gringos es de ser cándidos. 

De acuerdo a mi conteo de palabras, McCain repitió muchísimas veces la palabra “honor”, “guerra” y “experiencia” mientras que Obama repitió “Bush” o “Sistema de Salud” (o “Health Care”) dando a entender los énfasis de los argumentos del uno contra el otro.

Como pensamiento final, McCain a cada momento quiso hacerse notar como el paladín del Partido Republicano, el incomprendido, el que siempre votaba a favor de políticas poco populares, pero que luego con el tiempo se convertían en la real solución para un problema que no se arregló. Recalcó que la guerra con Irak va a terminar de manera digna y que los soldados volverán con honor.

Obama quiso demostrar que no está centrado en Washington DC, sino más bien, quiso identificarse como un ciudadano trabajador y que es un ejemplo vivo del sueño americano. Como siempre, invita a sus votantes a creer en el cambio y en la esperanza que él tanto pregona.

Yo considero que el debate fue un empate. No hubo muchos roces y ninguno estuvo por encima del otro en cuanto al planteamiento de sus argumentos. Hubo algunas cosas que debieron mejorarse, como el moderador, que en algunos momentos confrontó a los candidatos cara a cara, con el problema de que esto puede llevar a una discusión y desconcentrar a la audiencia, dejando de lado los temas importantes y fijándose en las puyas solamente. Por ahí McCain aplicó a los sentimientos del electorado hablando de sus experiencias con madres de soldados en Irak, que nada aporta al debate pero sí a sus puntos porcentuales.

El debate fue, en mi perspectiva, interesante, no tan intenso como esperé, de ratos un poco monótono, pero lo bueno es que se pueden sacar conclusiones. Tienen diferencias en algunos puntos, coinciden en otros, pero lo bueno es que nos permite sacar una línea más detallada de qué es lo que ambos candidatos ofrecen en un posible mandato de ellos. El siguiente debate es el jueves 2 de octubre y es entre los candidatos a la vicepresidencia. Me muero de ganas de ver ese debate, puesto que Palin me causa escalofríos y quiero ver cómo se la almuerzan. Espero que Biden tenga buena muñeca para manejar el debate. Luego van a haber 2 debates más entre McCain y Obama, aquí los mantendré al tanto. No se los pierdan.

Deberíamos aprender de este sistema. nosotros nos limitamos a un pichiruchiento debate de hora y media con Humala y García discutiendo todos los problemas actuales del Perú. Realmente imposible. Espero que para el 2011 los candidatos que lleguen a la segunda vuelta sepan hacer estos debates temáticos y también de vicepresidentes, se puede conocer más y mejor a los candidatos, sus ideas y sus equipos.

Como último detalle, tengan en cuenta ese “termómetro” de las actitudes del público con respecto a los candidatos cuando ellos hablan. Una línea – la roja – es la de los militantes republicanos, la azul la de los demócratas y la verde la de los independientes. Las rojas y azules siempre aprobarán a su candidato y rechazarán al contrincante. De la que les pido estén pendientes es de la verdecita, sí, esa. Esa línea verdecita sería la que decida estas elecciones, que pintan apretadas.

 

Aquí los dejo con unos extractos de las primeras partes del debate de esta noche, y al final una partecita del último debate lorcho el pasado 2006.

 

Parte I

Parte II

Debate Lorcho – Partecita


Un Juez Pintoresco

25 septiembre, 2008

Hace tiempo, mientras navegaba por la web, me encontré con unos vídeos en Youtube pertenecientes a un – lo siguiente es una suposición, puesto que no dice su nacionalidad pero debe ser prácticamente obvio – peruano que hace uso de un personaje para decir, de manera ácida, sarcástica y en algunos momentos retorcida, algunas verdades de personajes de nuestra faunándula y politiquería nacional.

Se trata de “Minos, El Juez”, un personaje basado en el rey Minos de Creta, muy ligado a la mitología griega con respecto a personajes mitológicos como lo son Ícaro y Dédalo, el Minotauro, Poseidón, entre otros.

Este sujeto, muy simpático y acertado en sus juicios a mi parecer, hace bilis con respecto a aquellos hombres y mujeres que consideramos parte de la lacra nacional, o sea: Magaly Medina, Manuel Burga, Laura Bozzo, etc. Por ahí critica a algunos grupos religiosos fanáticos y otras cosas por el estilo. De hecho, existen muchas cosas en las que no estoy de acuerdo, pero otras que también me divierten mucho, pues son catarsis con coherencia en varios de los casos expuestos en sus vídeos.

En fin, el hecho por el que más me llamó la atención, fue que “Minos, El Juez” empezó a hacer un “juicio” a los chilenos, como tantos otros que venía haciendo, como parte de su catarsis. Yo pensé que ahí agarraría mucha carne, puesto que peruanos chilenofóbicos y chilenos peruanofóbicos abundan. Aparte, no creo en el anti-chilenismo ni en el anti-peruanismo, y pensé que era posible que este personaje se estuviera excediendo, puesto que meternos en temas que lindan con la xenofobia y asuntos similares pueden ser un tanto espinosos, y al final son argumentos que pueden terminar perdiendo crédito.

Pero, “Minos, El Juez” dijo algo que era muy cierto. Muy aparte de los peruanos que tienen aversión a los chilenos de una manera maníaca, muchos de los otros peruanos – entre los que me incluyo – consideramos que, lamentablemente, algunos hermanos chilenos se dedican a complicarnos la existencia. ¿Cómo?  Bueno, con temas repetitivos como con nuestra derrota en la Guerra del Pacífico, productos peruanos que son usurpados, problemas con nuestro mar, una carrera armamentista que no tiene “sentido” en este lado del planeta, donde supuestamente todos nos llevamos “bien”, etc, etc.

Fue así que “Minos, El Juez” se dedicó a hacer una serie de vídeos a los que llamó “Manual para discutir con un Chileno”. Realmente, me pareció algo brillante. Y, obviamente, para aquellos que creen en la paz y en lo tonto de este problema entre vecinos, pues, amigos, no se queden en el título. Yo creo que el título no fue el más apropiado, puesto que la información vertida en esos vídeos no se dieron con la idea de discutir de manera irracional. Todo lo contrario, da la posibilidad de poder debatir, con fundamento y veracidad, algunos puntos de roce que podamos tener con los vecinos del sur. Y lo mejor de todo, es que son argumentos ciertos. 100% verificables y cotejables.

Repito, no me considero anti-chileno, ni mucho menos. Pero, al César lo que es del César. Que los argumentos vertidos en los vídeos sirvan para ilustrarnos un poco y podamos tener buenas razones para sentirnos convencidos de que lo que vayamos a decir en defensa de nuestro país, es cierto. No nos vamos a dejar pisar el poncho, pues.

Postdata: Es importante recalcar, que los argumentos de los vídeos no son de mi autoría, lo pongo en la palestra para que los puedan analizar, discutir, y ver en qué cosas acierta y en qué cosas no tanto, este Juez.

Postdata 2: “Minos, El Juez”, me gustaría conocerte, tienes argumentos muy bien fundamentados. Sé que proteges tu anonimato, pero una conversación siempre es nutritiva.

Aquí los dejo con los vídeos llamados “Manual para discutir con un chileno”.

ACTUALIZACIÓN: Encontré los vídeos de Minos el Juez, colgados por otros usuarios. Disfruten.

“Manual para discutir con un chileno” PARTE I

“Manual para discutir con un chileno” PARTE II

“Manual para discutir con un chileno” PARTE III

“Manual para discutir con un chileno” PARTE IV


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.